Saltar al contenido
Curiosidades
La cría del cernícalo
Imagen La cría del cernícalo

En Villaviciosa de Odón, el cernícalo primilla, un pequeño halcón migrador y colonial, ha vuelvo a criar de forma natural, más de 40 años después, gracias a un programa de reintroducción con pollos criados en cautividad.

Cuando una especie animal desaparece de un lugar, resulta difícil que retorne de forma natural aun cuando las causas que provocaron su desaparición se hayan eliminado. Es todavía más difícil si se trata de especies filopátricas (que tienen la impronta a volver a reproducirse al lugar donde nacieron), como es el caso del cernícalo primilla. Esta ave, además de filopátrica, es colonial, migradora y de un marcado carácter antrópico (que tolera la presencia humana). Su desaparición en el municipio de Villaviciosa se remonta a más de cuatro décadas, cuando se vio diezmada, como en otros lugares de España y Europa, por los efectos secundarios de pesticidas (el DDT entre ellos) utilizados sin medida y control.

 

Proyectos de reintroducción

Este pequeño halcón, cuyas poblaciones ibéricas se calcularon en más de 100.000 parejas que se reproducían cada año en nuestros pueblos y ciudades, apenas alcanzó la cifra de 12.000 en los censos de 1980. Así, entró a formar parte de la lista de especies globalmente amenazadas e incluso, en algunos países y regiones, se consideró extinguido. Ante esta circunstancia, GREFA inició en 1992 un programa de cría en cautividad del cernícalo primilla, cuyo objetivo fue realizar proyectos de reintroducción con los pollos nacidos en aquellos lugares que reunieran condiciones ambientales, sociales y ecológicas favorables.

En 2001, se planteó la reintroducción del cernícalo primilla en el municipio de Villaviciosa de Odón, después de que un estudio de viabilidad definiera el lugar adecuado dentro del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama. Al año siguiente, el Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón cedió una pequeña parcela del monte de Monreal para edificar El Primillar, construcción diseñada para llevar a cabo la reintroducción de los pollos criados en cautividad y donde se pretendía que se estableciera la colonia de este pequeño halcón migrador.

Desde entonces, y en colaboración directa con la Dirección del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama, se ha reintroducido en El Primillar más de 100 pollos criados en las instalaciones que GREFA tiene en la localidad de Majadahonda, no muy lejos de Villaviciosa.

Llegado el año 2005, cuando los cernícalos primillas retornaron en abril de sus cuarteles de invierno en el África transahariana, se vio recompensado tanto trabajo y esfuerzo: unos cuantos ejemplares estaban volando en las proximidades de El Primillar, reconociendo el lugar y comenzando a manifestar pautas reproductivas con cantos y chillidos, entradas a nidales y aportes de comida de los machos a las hembras.

 

Reproducción natural con éxito en El Primillar

La observación detenida de los ejemplares permitió reconocerlos por las anillas colocadas a cada cernícalo primilla que se libera y, tan pronto como se definieron las parejas, se los pudo identificar como ejemplares liberados el año anterior. Al final, dos parejas se reprodujeron con éxito en El Primillar, sacando adelante unas prolijas polladas de cinco y cuatro cada una que, en julio, estaban volando con los otros 40 pollos reintroducido en la primavera y el verano de 2005.

Más de cuatro décadas después, el cernícalo primilla vuelve a estar presente como reproductor en nuestro municipio gracias al esfuerzo coordinado del Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón, el Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama, TRAGSA y GREFA. Es una muestra inequívoca de que se pueden invertir las situaciones de especies abocadas a la extinción, siempre que, en la gestión y ordenación del territorio, se salvaguarden amplias zonas naturales, libres de la presión urbanística que tanto esta afectando a la fauna silvestre de la Comunidad de Madrid.  

El Primillar se construyó en el año 2002 en terrenos del Ayuntamiento dentro de la finca de Monreal. A lo largo se estos años, se han realizado adaptaciones y modificaciones que han dado lugar al éxito de la cría natural en el 2005 de dos parejas.

Fresas y champán villaodonenses
Imagen Fresas y champán villaodonenses

Toda la riqueza natural e hidrológica convirtió Villaviciosa en una tierra fértil y de prósperas huertas. Es más, las famosas fresas de Aranjuez deben mucho a esta localidad. Cuentan que fue Felipe V quien importó las fresas francesas a Villaviciosa, en cuyas tierras plantó las primeras semillas que, posteriormente, fueron llevadas a Aranjuez.

No es esta la única singularidad gastronómica escondida en la memoria del municipio. En pleno siglo XIX, cuando el champán embriagaba las fiestas que se celebraban en los salones de París, el por entonces embajador español en la capital francesa, el villaodonés don Francisco Campuzano, plantó en las fértiles tierras de la localidad cepas compradas en Reims. El resultado fue un magnífico caldo espumoso, pionero en España. En la exposición Nacional de Agricultura celebrada en Madrid en 1857, don Joaquín Campuzano representó a Villaviciosa con este vino blanco espumoso elaborado según el método "champenoise", obteniendo el máximo galardón que le acreditaba como mejor champán español. Este hecho documentado otorga a la villa el distintivo de ser uno de los primeros lugares donde se inició la producción de champán en España. Hoy en día, solo tenemos constancia de la existencia de una pequeña explotación familiar que produce vino de uva tempranillo de buena calidad en el límite sur del término Municipal, en la finca Pinares Llanos.

Niños ofrecidos al Santo
Durante las fiestas patronales, tienen mucha importancia las procesiones y las actividades desarrolladas por las Hermandades. Una tradición peculiar y exclusiva de Villaviciosa se produce durante la procesión del Santísimo Cristo del Milagro, cuando son ofrecidos a la imagen los niños nacidos en el transcurso del año.
Fiesta de San Sebastián
Imagen Fiesta de San Sebastián
El 20 de enero, se celebra una de las fiestas más populares de Villaviciosa, la de San Sebastián, que atrae cada año a un gran número de visitantes. Es una fiesta muy peculiar, en la que se celebran las tradicionales pujas (pequeñas subastas de lotes de productos como naranjas, vino, rosquillas del Santo y piezas de caza menor). Después, familias enteras, grupos de amigos y visitantes se concentran en la plaza para almorzar bocadillos y empanadas, regados con la limonada que ofrece gratuitamente la Hermandad, y bailan el Rondón, danza típica de la localidad.